martes

errante
mi destino
de insípida inercia

2 comentarios:

María dijo...

Heidegger, ay...

Debret Viana dijo...

muy