jueves

I
una hoja
en el suelo del otoño
me descifra todo.
II
inmune
sigo mi vida:
era la lengua del viento.

4 comentarios:

Peripecias de un Naufragio dijo...

ahh ese viento que día a día nos roba una hoja, nos desata de los demonios, nos deshoja poco a poco, lentamente...

Saludos,
Lidia Gaytán

Debret Viana dijo...

el tiempo es la erosiòn del alma, no?

Peripecias de un Naufragio dijo...

" A qué sabrá una lengua de viento,
a qué una llamarada de otoño?...

Madre,
dime cómo se descifra todo.
Cómo una hoja puede hacerme flotar inmune sobre esta faz.

Sin tregua abriré las alas a esta vida
(por un instante)
dejaré que suba y baje como hoja en el otoño perenne y que el tiempo me erosione el alma.

Madre, sólo dime
cómo puede ser que una lengua de viento
(indescriptible)
me puede hacer volar en este otoño, que por más que grita,
sigue sin decirme nada. "




espero que no sea pecado dejar que mi mente vuele. Me gusta este haiku, casi simpre vuelvo, mejor dicho, siempre vuelvo.

Saludos,

Debret Viana dijo...

encantado de recibirte, de haber despertado la cercanía de tus palabras.